miércoles, 9 de noviembre de 2011

Terrine de Poulet au Vin




Una amiga de mi madre hacía esta deliciosa terrina.  No hay palabras para describir lo sabrosa que resulta. Hace poco mi madre me dijo que se hacía con una botella de vino blanco semidulce y un pollo, pero no me dijo qué otros ingredientes debería utilizar. Así que ideé esta fórmula y sólo puedo decir que los sonidos de placer que provoca se dejan oír a cada bocado.

Me encantaría que probaras esta receta. No te asustes al ver tantos ingredientes. En realidad hacer esta tarrina es muy sencillo.
Es un regalo perfecto para llevar a casa de amigos. Quedan extasiados.


Ingredientes: Venga, que no son tantos.

1 pollo de 2 kilos, a ser posible criado con maíz
6 higaditos de pollo bien limpios de fibras.
1 cebolla grande cortada en juliana
8 tiras de beicon, cortadas en cuadritos y doradas.
6 cucharadas soperas de mantequilla
1 cucharada sopera de mostaza antigua. La que tiene semillas de mostaza
1 hoja de laurel
1 botella de vino blanco semidulce corriente
1 ramita de apio
1 cucharadita de tomillo
1 cucharadita de romero
Perejil picado
Pimienta verde
1 tarrina de queso fresco para untar, tipo philadelphia
2 rebanadas de pan cortado en dados
2 láminas de gelatina disueltas en 200 ml de agua caliente.


Utensilios necesarios

Una olla de cocción lenta, o en su defecto una olla que se pondrá a fuego muy lento.
2 terrinas medianas, o una grande

Como lo preparé

En una sartén doré la cebolla con 3 cucharadas soperas de mantequilla.  Añadí los higaditos junto con el beicon cortado y seguí dorando.


Metí  en la olla el pollo entero. Si fuera necesario puedes trocearlo para que quepa mejor.  Junto con el pollo puse la hoja de laurel, la ramita de apio, el tomillo, el romero, el perejil picado y la pimienta verde.
Vertí en la olla el vino blanco y las otras 3 cucharadas soperas de mantequilla.

Cuando ya estaba dorado todo en la sartén, separé los higaditos y los reservé.

Añadí a la olla, donde estaba el pollo, el resto del sofrito, dejándolo cocer lentamente hasta que la carne se desprendía de los huesos sólo con rozarlo con la cuchara.

Al llegar a este punto apagué el fuego y dejé enfriar todo hasta que pude sacar todos los huesos sin chamuscarme los dedos.

Trituré los higaditos.

Engrasé con mantequilla  los moldes que iba a utilizar.

Cuando ya estaba el pollo completamente limpio de huesos, volví a meter la carne  y los higaditos triturados en la olla.

Añadí las 2 rebanadas de pan cortado, el queso fresco, la mostaza  y la gelatina previamente disuelta.

Removí  bien todo y lo distribuí en los moldes engrasados.  Lo puse en el frigorífico hasta el día siguiente y serví  la tarrina final con un buen pan tradicional y una botella de tinto de calidad.

Te aseguro que vale la pena el trabajo, que tampoco es tanto. Será uno de esos platos inolvidables. Ya me contarás.


 

5 comentarios:

  1. La receta se ve muy interesante, me la anoto

    ResponderEliminar
  2. Lenny, me encantan las terrinas en general y la tuya promete. La sumo a mi libretita de terrinas.
    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Esta receta con los ingredientes que describes se ve fabuloso!!
    Mil besosssss

    ResponderEliminar
  4. Habrá que probarla. Probarla en los dos sentidos (probar a hacerla y degustarla).

    ResponderEliminar
  5. Hola Lenny, ante todo perdona que no he podido venir antes a visitarte, estos días estoy algo liada y tengo al blog un poco a la espera, gracias por tu visita y comentario, no conocía tu blog.
    Me ha parecido buenísima esta terrine, me apunto la receta para probarla.
    Un besito.
    Claudia

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu visita y por dejar tu comentario.

Un abrazo, Lenny

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...